Capítulo 5

Tras la muerte de su hermano Alfonso, Isabel está profundamente apenada¿ Y hundida moralmente¿ Su vida se ha convertido en una sucesión de pérdidas. En su entorno, Carrillo tiene claro que la guerra ha de continuar y que Isabel ha de suceder como reina en el bando antes encabezado por Alfonso. Chacón, no lo está tanto¿ Y Pacheco sigue jugando entre dos aguas.

Aún así, Isabel asume en un primer momento el relevo y firma como reina en las cartas que avisan a villas y ciudades de la muerte de su hermano. Pero Isabel tiene la necesidad de ver a su madre¿ De informarle de lo ocurrido en persona. Y se dirige a Arévalo junto con Gonzalo Fernández de Córdoba. Allí, triste por ver empeorar más a su madre por la noticia, añorante de otros tiempos¿ encuentra refugio en la amistad de Gonzalo.